La sociedad se alarma cuando hablamos de agresión, secuestro, desplazamiento y maltrato. Estos delitos se hacen más graves si hablamos de niños. Pero la problemática se minimiza cuando hablamos de los otros niños, “niños de otras especies”. El tráfico de perezosos bebés es muy recurrente dado a su personalidad de abrazarse que el es tomado como ternura atractiva.

El tráfico ilegal de especies es el tercer negocio más lucrativo después del tráfico de drogas ilícitas y armas de fuego, este incluye el maltrato, secuestro y diferentes acciones criminales que acaban con nuestra fauna silvestre.

La rehabilitación de fauna silvestre no solo depende de comida y un buen lugar, sino de manera más integral lo que significa el ser vivo. Al regresar un perezoso a su hábitat debe ser devuelto a su bosque. El proceso de adaptación y conservación depende de la edad y estado de salud.

Los perezosos no son osos, son xenartros. Los perezosos son perezosos cuando quieren serlo. Hay dos clases de perezosos de dos dedos y de tres dedos. Los perezosos poco se mueven como estrategia de camuflaje. El perezoso es una especie muy antigua. Los perezosos de dos son agresivos y glotones.

Más de 90% de los perezosos de tres dedos se mueren en época de vacaciones donde son arrebatados de sus madres y capturados para ser vendidos a turistas.

No debemos comprar, no debemos encargar, no debemos regalar, estos seres silvestres dejémosles cumplir su misión en la naturaleza, en la polinización, en la dispersión de semillas y muchas funciones naturales que ayudan en el mantenimiento de la red de la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.