El agua es el componente básico para la vida. De ella depende la supervivencia de casi todos los seres vivos que habitamos este planeta. Sin agua no habría vida. En realidad, no habría planeta, ya que el 70% está formado por agua.

El 70% de la superficie de la Tierra está cubierta por agua. Es el único planeta del sistema solar donde el agua puede permanecer en estado sólido, líquido o gaseoso en la superficie. Por eso creemos que existe en cantidad suficiente para garantizar la vida de todas las especies que habitan en este planeta, y que nunca se va a acabar.

Sin embargo, la mayor parte es agua salada que se encuentra en los océanos y mares, y no es apta para el consumo. El 3% del volumen total es dulce, pero de esta última, solo un 1% está en estado líquido; el 2% restante se encuentra en estado sólido, en plataformas de hielo en las latitudes próximas a los polos.

A la luz de estos porcentajes, es fácil darse cuenta que la cantidad de agua apta para el consumo es muy poca para cubrir las demandas de una población que aumenta en forma exponencial. Si a este aumento de la demanda le sumamos los problemas que ocasiona el cambio climático y los efectos del calentamiento global que han elevado las temperaturas de las aguas, y la contaminación provocada por diferentes factores, nos encontramos frente a un serio problema de escasez de este recurso vital.

Para reflexionar:

– Más de 2.200 millones de habitantes de los países más pobres, la mayoría niños, mueren todos los años de enfermedades asociadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene

– Para 2025, aproximadamente el 40% de la población vivirá en regiones donde escasea el agua.

– En aproximadamente dos décadas, casi la mitad de la población del mundo enfrentará una escasez grave de agua. Esto provocará guerras y conflictos ya que más de 260 cuencas fluviales alrededor del mundo están compartidas por dos o más países.

¿Qué podemos hacer?

  • Cierra la llave del lavabo mientras te enjabonas las manos, te rasuras o te lavas los dientes.
    – Una llave abierta consume ¡hasta 12 litros de agua por minuto!
  • Usa regadera en vez de tina al bañarte; cierra la regadera mientras te enjabonas.
  • Junta el agua de la regadera en una cubeta mientras sale fría y usala para el inodoro o para tus macetas.
  • ¡No uses el inodoro como bote de basura!
    – Ahorrarás de 6 a 12 litros de agua en cada descarga.
  • Repara las tuberías y llaves que goteen en cocinas y baños.
    – Ahorrarás una media de 170 litros de agua al mes.
  • Al lavar la vajilla cierra la llave mientras la enjabonas, enjuaga la loza “en grupos” (primero todos los vasos, por ejemplo); así aprovechas mejor el agua. Procura no abrir toda la llave para enjuagar la vajilla.
  • Usa cubetas con agua para lavar coches y banquetas en vez de usar manguera; también ahorrarás hasta 12 litros de agua cada minuto.
  • Cambia los inodoros tradicionales por ecológicos de doble carga para usar sólo el agua que necesites y reducir el consumo de agua a la mitad (son muy baratos y fáciles de instalar).

 

comocudarelagua.com Revista Vinculando, (04). Tips fáciles y divertidos para cuidar el agua: Cómo ahorrar agua?. Recuperado de Revista Vinculando: http://vinculando.org/ecologia/ahorrar_agua.html

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.