consiste en una enseñanza global que tiene como objetivo final el desarrollo del juicio o entendimiento humano. Desde este punto de vista, se la puede considerar como una técnica de evolución personal, de la misma manera que el yoga, el budō japonés en su esencia o las diversas disciplinas espirituales.

Fue presentada tal y como se la conoce actualmente por el pensador japonés George Ohsawa, quien consideraba que tras la mentalidad ancestral oriental hay un “principio único” o “principio universal” que permite captar de manera eficaz el funcionamiento del mundo, ayudando en la práctica a comprender y asumir las vicisitudes de la vida.

Este principio es el de la complementariedad entre el Yin y el Yang: dos “fuerzas”, antagonistas pero inseparables, que constituyen la manifestación del Uno o el Todo. Según esta visión, todas las cosas de este mundo están regidas por la dinámica permanente entre estas dos fuerzas. Y esta dinámica constituiría “las leyes de la vida” o, como Ohsawa la denominaba, el “orden del Universo”.

La filosofía oriental define el cuerpo, el pensamiento y el espíritu como partes de un todo. Ohsawa explica que, si se come según este principio, el organismo entero se armoniza (en primer lugar, físicamente y después mentalmente) haciendo que el entendimiento se vuelva más claro, capaz de percibir mejor la realidad. Así, el hecho de que una alimentación como ésta pueda mejorar poco o mucho el estado de salud, permite que también se la pueda considerar como un mero “higiene de vida” o régimen “sano”.

Por otra parte, Ohsawa utilizaba a menudo la palabra “macrobiótica” para designar, de manera genérica, un comportamiento que según él corresponde a una actitud “justa” (es decir, en acuerdo con las “leyes de la naturaleza”). Por ejemplo, calificaba al cristianismo o al budismo de “enseñanzas macrobióticas”, así como a ciertas personas que, sin conocer Yin y Yang, han captado intuitivamente este mecanismo o bien que han conseguido vivir de una manera “libre” e “independiente”, “realizando sus sueños unos tras otros” (lo cual es, en definitiva, el objetivo que Ohsawa quería ayudar a alcanzar con su método3​).

En este sentido, también utilizaba el calificativo “macrobiótico” para definir a las medicinas que toman en cuenta la totalidad, contribuyendo al desarrollo global del individuo, y que se interesan en curar las causas profundas de la enfermedad y no solamente los síntomas.

En definitiva, se puede definir la “manera macrobiótica de comer” de diversas maneras, todas ellas correctas: como un camino de desarrollo personal global, que permite mejorar el estado de conciencia, como un régimen bueno para la salud o incluso como una medicina alternativa; todo depende del nivel en el cual se la sitúa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.