Los canguros son originarios de Oceanía y pueden vivir unos dieciocho años. Se desplazan mediante saltos gracias a sus pies de gran tamaño y a sus patas traseras muy poderosas. La cola, extensa, les permite conservar el equilibrio e incluso es utilizada como sostén cuando están parados.

Es posible diferenciar entre diversas especies de canguros. El canguro rojo, cuyo nombre científico es Macropus rufus, es el marsupial más grande de la actualidad. Puede tener una longitud de más de 1,5 metros y pesar cerca de 90 kilogramos. Estos canguros se mueven en manadas, concentrando su actividad en horas de la noche para sobrellevar mejor las altas temperaturas de su hábitat.

El canguro gigante (Macropus giganteus) y el canguro gris occidental (Macropus fuliginosus) son otras especies de canguros que pueden encontrarse en Australia y en otras regiones de Oceanía.

Existe una serie de especies de marsupiales denominada ualabí, que muchos confunden con los canguros, aunque precisamente se trata de aquellos que no alcanzan las dimensiones corporales como para entrar en ese grupo. Existen cerca de treinta especies de ualabíes, que surgieron en Australia y Nueva Guinea. La longitud máxima de estos animales ronda el 1,2 m y su peso máximo conocido es de 42 kg.

Además de la estatura y el peso, existen otras diferencias que sirven para distinguir rápidamente un canguro de un ualabí. Por ejemplo, las patas del primero son más extensas en relación con el resto del cuerpo, en especial el segmento que va desde el tobillo hasta la rodilla, y esto hace que parezcan desproporcionados.

Dicha diferencia en la longitud de las extremidades desemboca en la velocidad a la que cada animal puede desplazarse y al tipo de terreno en el cual se desenvuelven con mayor agilidad: los canguros son muy rápidos en grandes llanuras, mientras que los ualabíes se mueven con mucha destreza en los bosques, dado que sus cuerpos son más compactos.

La alimentación es otro de los aspectos que diferencia claramente a estos dos tipos de marsupiales. El ualabí vive en los bosques y su plato preferido son las hojas, las cuales puede comer sin problema gracias a la forma plana de sus premolares, ideal para triturarlas y aplastarlas, mientras que usa su pronunciada incisiva para cortes eventuales.

El canguro, por su parte, posee dientes estriados y molares con coronas acentuadas que les permiten cortar tallos de hierbas, aunque también se alimenta de raíces.

Canguro es un concepto que también puede aludir al abrigo que tiene capucha y un bolsillo grande en su parte de adelante y al arnés que se coloca en la mitad superior del cuerpo para trasladar a un bebé.

cortesia:definiciónde

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.