Brasil ha hecho grandes progresos en materia ambiental. Redujo la tala ilegal, tiene una política ambiental severa y un sistema de primer nivel para controlarla, pero aún deforesta un área similar al territorio de Israel cada cuatro años.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) elaboró un informe para analizar el desempeño de las políticas de protección del medio ambiente de Brasil, en el que señaló que pese a las visibles mejoras logradas, el país aún tiene la mayor pérdida de cobertura forestal del mundo: 4.800 kilómetros cuadrados, según datos del 2014.

Y una de las principales grietas de su vasto programa ambiental es, para la OCDE, el largo trecho que media entre la legislación aprobada y su implementación en un país de tamaño continental que tiene 204 millones de habitantes pugnando por salir adelante.

“El crecimiento económico y la expansión urbana, agrícola y de infraestructura también aumentaron el consumo de energía, el uso de recursos naturales y las presiones ambientales”, señala el reporte presentado este miércoles en Brasilia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.