1. Ayuda a la digestión

El jugo de limón ayuda a eliminar los materiales no deseados y las toxinas del cuerpo. Debido a su composición atómica similar a la saliva y al ácido clorhídrico de los jugos digestivos, alienta al hígado para producir la bilis, un ácido que se requiere para la digestión.

Los limones son ricos en minerales y vitaminas y ayudan a aflojar las toxinas en el tracto digestivo. Las cualidades digestivas del jugo de limón alivian los síntomas de indigestión, como el ardor, los eructos y la distensión abdominal. American Cancer Society recomienda agua de limón caliente a enfermos de cáncer para estimular los movimientos intestinales.

2. Limpia tu sistema, es un diurético

El jugo de limón ayuda a eliminar los materiales no deseados en parte porque los limones aumentan la tasa de orinar en el cuerpo. Por lo tanto, al tomar jugo de limón las toxinas se liberan a un ritmo más rápido, lo que ayuda a mantener la salud del tracto urinario. El ácido cítrico de los limones ayuda a maximizar la función de la enzima que estimula el hígado, contribuyendo a su limpieza y desintoxicación. Otro de sus grandes beneficios.

3. Estimula el sistema inmunitario

Los limones son ricos en vitamina C, que es ideal para luchar contra los resfriados. Son ricos en potasio, que estimula el cerebro y la función nerviosa. El potasio también ayuda a controlar la presión arterial.

El ácido ascórbico (vitamina C) que se encuentra en los limones posee efectos antiinflamatorios y se utiliza como apoyo complementario para el asma y otros síntomas respiratorios, además de que mejora la absorción de hierro en el cuerpo. El hierro juega un papel importante en la función inmune.

Los limones también contienen saponinas, que muestran propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a mantener el frío y la gripe a raya. Los limones, además, ayudan a reducir la cantidad de flema producida por el cuerpo.

4. Equilibra los niveles de pH

Los limones son uno de los alimentos más alcalinizantes para el cuerpo. Son ácidos por su cuenta, pero dentro de nuestros cuerpos son alcalinos (el ácido cítrico no crea acidez en el cuerpo una vez metabolizado).

Esta fruta contiene tanto ácido cítrico como ácido ascórbico, ácidos débiles fácilmente metabolizados en el cuerpo, permitiendo que el contenido mineral de los limones ayude a alcalinizar la sangre.

Los estados de enfermedad solo se producen cuando el pH del cuerpo es ácido. Beber agua tibia de limón con regularidad puede ayudar a eliminar la acidez del cuerpo, incluyendo el ácido úrico en las articulaciones, que es una de las principales causas del dolor y la inflamación.

5. Limpia la piel

El componente de la vitamina C, así como otros antioxidantes, ayudan a disminuir las arrugas y las manchas y ayuda a combatir los radicales libres. La vitamina C es vital para una piel sana y radiante, ya que su naturaleza alcalina mata algunos tipos de bacterias que causan acné.

En realidad, puede ser aplicado directamente a las cicatrices o manchas de la edad para ayudar a reducir su apariencia.

Dado que el tibia agua de limón depura las toxinas de la sangre, también puedes ayudar a mantener la piel clara de los defectos de adentro hacia afuera. La vitamina C contenida del limón rejuvenece la piel desde el interior de tu cuerpo.

6. Te da energía y mejora tu estado de ánimo

La energía que recibimos de los alimentos proviene de sus átomos y moléculas. Cuando los iones positivos de los alimentos entran en el tracto digestivo e interactúan con las enzimas negativas se produce una reacción. El limón contiene iones con carga más negativa, proporcionando al cuerpo más energía cuando entra en el tracto digestivo.

El aroma de limón también tiene propiedades energizantes y mejora el estado de ánimo. El olor del jugo de limón puede mejorar tu estado de ánimo y ayudar a despejar tu mente. Esta fruta también puede ayudar a reducir la ansiedad y la depresión.

7. Promueve la curación de las heridas

El ácido ascórbico (vitamina C) que se encuentra en los limones, promueve la curación de heridas. Además, es un nutriente esencial en el mantenimiento de la salud de los huesos, tejido conectivo y cartílago.

Como se ha indicado previamente, la vitamina C también muestra propiedades antiinflamatorias. En conjunto, la vitamina C es un nutriente esencial en el mantenimiento de la buena salud y la recuperación del estrés y las lesiones.

 

cortesía:mejorconsalud

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.