A veces, no nos damos cuenta del potencial de las plantas medicinales que tenemos en casa. Es el caso del tomillo, una hierba perenne con múltiples propiedades para la salud. Es rico en minerales, aceites esenciales, flavonoides, taninos y vitaminas, y posee un aroma característico ideal para acompañar a tus recetas.

  • Da hambre. Cuando tienes falta de apetito, la esencia aumenta las ganas de comer, una característica que pueden aprovechar las personas que sufren anorexia. Simplemente debes añadir un poco de la hierba a las recetas.
  • Combate la anemia. Uno de los minerales presentes en el tomillo es el hierro. Si tienes carencia de esta molécula, tomar una infusión de vez en cuando podría suplirla en parte. Combínala con otros alimentos como las lentejas. Recuerda que el hierro se encuentra en los hematíes formando la hemoglobina, una molécula que transporta el oxígeno desde los pulmones hasta todas las células del organismo.
  • Facilita la digestión. Previene los espasmos estomacales, así como la acumulación de gases que provocan dolores en el intestino. El tomillo es carminativo, si últimamente tienes molestias en el estómago, un té después de cada comida será de ayuda.
  • Relajante. Esta hierba posee la propiedad de relajar naturalmente el cuerpo. Si te cuesta dormir, prueba a beber una infusión de relax que lo incorpore, verás cómo descansas mucho mejor.
  • Reduce la sensación de cansancio debido a la presencia de lisina, un aminoácido cuya deficiencia provoca este síntoma.
  • Para el reuma. Su contenido en timol convierte al tomillo en una planta conveniente para aliviar los síntomas que provocan las afecciones reumáticas.
  • Para la menstruación. Se ha visto en diversas investigaciones sus propiedades emenagogas, ya que disminuye el dolor menstrual y todas sus consecuencias como molestias en la cabeza o retención de líquidos.
  • Combate la tos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.