Beneficios y nutrientes de la granadilla

La granadilla es antiparasitaria, diurética y estimulante de la función de leche materna, también puede usarse como antianémico, ya que es muy nutritiva, especialmente para los niños.

Algunas de las vitaminas y minerales que tiene la granadilla son vitamina C, hierro, carotenos, vitamina B, potasio, calcio, magnesio y fósforo, de ahí que ayude a prevenir enfermedades respiratorias, por ejemplo, y a fortalecer el sistema inmunológico.

Aplicaciones sobre la salud

Si hierves la cáscara de granadilla por unos minutos, puedes usarla como antitusígeno y tomarla tres veces al día. Las hojas de la granadilla se usan para bajar la fiebre y para calmar la ansiedad y otras alteraciones nerviosas, debido a que pertenece a la familia de las Pasifloras, plantas conocidas por sus propiedades para combatir el insomnio, la ansiedad y quemaduras.

La pulpa, las flores y el zumo de la granadilla tienen un efecto relajante, aunque esta propiedad es más pronunciada cuando se preparar una infusión y se puede emplear como un sedante ligero o como calmante para dolores musculares o de cabeza. Es recomendable en para combatir los dolores menstruales.

Además de esto, la granadilla tiene un bajo contenido en grasa y tiene pocas calorías, asimismo aporta mucha fibra, por lo que tiene propiedades laxantes y es un buen auxiliar en los problemas de estreñimiento. Si bebes jugo de granadilla te servirá como estimulante digestivo, para controlar la acidez estomacal y además te ayudará en la cicatrización de las úlceras.

Por otro lado, es conocida como la “fruta de los niños”, ya que activa el timo, órgano responsable de la maduración del córtex profundo y de la médula, y los ayuda a crecer; alivia la tos, baja la fiebre, combate la diarrea, los cólicos y además puede ser útil para expulsar las lombrices.

 

cortesia: remedio casero natural.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.